Premio Nobel de Medicina a las investigaciones sobre la telomerasa


El 100º premio Nobel de Medicina ha sido concedido a tres biólogos estadounidenses, Elizabeth Blackburn, también de nacionalidad australiana, Carol W. Greider y Jack W. Szostak, por sus investigaciones sobre la telomerasa, una enzima que "protege a los cromosomas contra el envejecimiento", y que podría tener una importancia capital en los avances de los estudios sobre el envejecimiento y el cáncer.
"No creemos que pueda volver atrás los relojes, pero se trata de ver si podremos extender la duración de nuestra salud", dijo Blackburn En la foto), en referencia a la enzima que ayudó a descubrir a mediados de la década de 1970.
Los científicos realizaron su investigación en el laboratorio de la Universidad de California, Berkeley, décadas antes de los hallazgos de la secuencia del ADN y del proyecto genoma.
"Simplemente estaba siguiendo mi olfato haciendo experimentos vinculados a mi curiosidad", contó Blackburn.
Para Carol Greider, de la Universidad Johns Hopkins (Baltimore, Maryland este) este trabajo ilustra la importancia de "los descubrimientos motivados por pura curiosidad". "Cuando lo empezamos no teníamos idea de que la telomerasa estaría involucrada en el cáncer, sino que simplemente teníamos curiosidad sobre cómo los cromosomas se mantenían intactos", dijo Greider en un comunicado.
El otro premiado, Jack Szostak, de la Escuela de Medicina de Harvard, estimó por su parte que el premio muestra la importancia de la investigación básica, que puede desembocar décadas después en aplicaciones prácticas. "Es un muy buen ejemplo de trabajos que eran muy simples y que desembocaron, muchos años después, en aplicaciones prácticas", explicó en una conferencia de prensa en la Universidad de Harvard (Massachusetts, noreste), donde es profesor de la Facultad de Medicina.
Empresas de biotecnología y farmacia siguen el trabajo de estos científicos, pero no hay medicamentos o tratamientos en el horizonte inmediato, según la rectora de la Universidad de California, Susan Desmond-Hellmann, quien elogió el "espíritu generoso, curiosidad y naturaleza colaboradora" de Blackburn.
"Como científica, colega, mentora y mujer de ciencia, es una inspiración para el país y el mundo", añadió.
Manipular la telomerasa podría no sólo prevenir la ceguera vinculada al envejecimiento o problemas del corazón, sino que podría permitir a los médicos prevenir la expansión de células cancerosas, según Blackburn.
Blackburn trabaja actualmente con un profesor de Psicología en pruebas que indican que el estrés es "muy malo para la telomerasa".



Un grupo internacional de científicos acaba de presentar el esqueleto completo más antiguo de homínido perteneciente a la especie Ardipithecus ramidus.

Podéis encontrar información completa de este hallazgo en: http://momentosdelmundo.spaces.live.com/ .

Incluimos un vídeo explicativo (de EL MUNDO TV) :


video

Vídeo de EL MUNDO TV